Tipos y grados de celulitis

tipos de celulitis

La llamada «piel de naranja», un problema que sufre más del 90% de las mujeres en nuestro país y algunos hombres. Existen muchísimos tratamientos, cremas y hasta medicamentos para combatirla, sin embargo el primer paso para disminuirla (ya que es prácticamente imposible eliminarla), es saber que tipo de celulitis tenemos y en que grado. El segundo factor importante es conocer las causas de la celulitis, ya que siempre es mejor prevenir que curar. Luego de conocer el tipo de celulitis y el grado en que nos ataca podremos elegir el tratamiento adecuado: radiofrecuencia, ondas de choque,  ultrasonido, electroestimulación, cavitaciónelectroforoporación etc.
Según su evolución se pueden identificar tres etapas principales de evolución de la celulitis:
En una primera fase, la piel aumenta de tamaño, pero todavía no se aprecia la piel de naranja. Se produce alteración de la permeabilidad capilar, formación de edema y aumento del tamaño de los adipocitos.
En una segunda etapa, la piel de naranja ya empieza a ser visible. Los adipocitos se aglutinan de forma no homogénea y se forman las fibras de colágeno.
Por último, en la tercera etapa, se produce un aumento del grosor de la piel, que adquiere un aspecto acolchado y pierde la flexibilidad y la tonicidad. La piel de naranja es visible a simple vista. Las fibras de colágeno encapsulan los adipocitos, dando lugar a los nódulos.
Grados de celulitis
En estética se reconocen 4 grados de celulitis, tu en tu casa puedes clasificar tu grado de la siguiente manera:
  • Grado I: prácticamente no es visible, debes apretar mucho la zona para que se vean los hoyuelos.
  • Grado II: La celulitis es visible a simple vista si aprietas la zona afectada.
  • Grado III: No es necesario apretar la zona, la celulitis se percibe estando parada frente a un espejo. Sin embargo si estás acostada sin apretar no se percibe.
  • Grado IV: Es el más grave, en algunos casos doloroso y siempre está acompañada de excesiva retención de líquidos y edemas. La celulitis se percibe incluso estando acostada sin contraer la musculatura ni apretar la zona.
Tipos de celulitis
Por otra parte tenemos diferentes tipos de celulitis que no son fáciles de reconocer a simple vista y generalmente van a asociadas a los grados:
Celulitis blanda

  • Es la más común, se presenta mayormente en mayores de 35 años y personas sedentarias
  • Es blanda al tacto, presenta flacidez extrema y aspecto gelatinoso.
  • No suele resultar dolorosa, pero puede llegar a producir cierta sensación de pesadez.
  • La notas al andar y el tejido se hunde al tocarlo por falta de consistencia
  • Aumenta con la edad o al engordar
  • Puede estar acompañada de arañas vasculares o varices
  • A menudo se asocia a una musculatura atrófica.
  • La falta de ejercicio agrava la condición
  • Se presenta principalmente en cara anterior y posterior de muslos y glúteos, aunque también hay casos en que se presenta en abdomen, brazos y espalda.
  • Indicaciones: hacer ejercicio, consumir proteínas, evitar cambios bruscos de peso, aplicar productos anticelulíticos por medio de masajes que activen la circulación, electroestimulación para drenar y reafirmar, radiofrecuencia si hay exceso de grasa.

Celulitis dura

  • Es más frecuente en mujeres jóvenes o personas que practican deporte.
  • La piel se ve tersa, firme y sin edemas.
  • Es de consistencia dura al tacto, tensa la epidermis al máximo y parece granulosa bajo los dedos.
  • Puede presentar alteraciones de la temperatura cutánea, causando sensación de frío o calor en la zona afectada.
  • En algunos casos es dolorosa al tacto
  • Puede presentar estrías.
  • Se presenta frecuentemente en la cara externa de los muslos, comúnmente llamada «pantalón de montar», glúteos y en la cara interna de las rodillas.
  • Indicaciones: mejorar la alimentación, termoterapia, endermología, drenaje linfático, mesoterapia.
Celulitis edematosa
  • Es la menos frecuente y la más grave
  • Aparece generalmente en mujeres de 20 a 30 años.
  • La piernas se presentan muy hinchadas y pueden adquirir el aspecto de columna.
  • Presenta una importante retención de líquidos debido a la mala circulación sanguínea.
  • Se pueden observar características de celulitis blanda y dura al mismo tiempo.
  • La consistencia de la piel se nota pastosa, e incluso dolorosa, tanto al tacto o al pasar mucho tiempo sentada.
  • Generalmente va acompañada con edemas, calambres, pesadez y dolor.
  • Se presenta principalmente en las piernas: muslos rodillas y parte inferior de las piernas.
  • Indicaciones: mejorar la circulación y el retorno venoso, ejercicio sin impacto, eliminar retención de líquido consumiendo alimentos con propiedades diuréticas, y evitando los que nos hagan retener como la sal, comidas preparadas, etc. Realizar masajes de drenaje linfático, electroestimulación, ondas de choques y presoterapia.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.