Lo que debes saber sobre la Celulitis

celulitis

Su nombre médico es paniculopatía fibrosa o hipertrofia lobular panicular, pero es más conocida como Celulitis. Se calcula que mas del 90% de las mujeres tiene la llamada “piel de naranja”, siendo mucho menor el porcentaje en hombres. Hay momentos de la vida en que las mujeres nos vemos más propensas a desarrollar celulitis (pubertad, el embarazo y la premenopausia), también existe una predisposición racial (las asiáticas casi no tienen) y está determinada genéticamente.

La celulitis es un trastorno que afecta a la piel y a los tejidos subcutáneos. Como su nombre lo indica, es una inflamación de las células grasas, con una acumulación de tejido adiposo, que forma nódulos de grasa, agua y toxinas.

La piel contiene tres capas de grasa, la celulitis se desarrolla en la capa más superficial, que se denomina hipodermis. En ella se produce una alteración de la circulación que origina un aumento de las células adiposas, creciendo el tejido graso y engrosándose las paredes laterales, que forman una especie de hoyuelos.

Diferentes tipos y grados de celulitis:

La celulitis puede estar asociada al sobrepeso, sin embargo también está presente en personas muy delegadas. Existen cuatro grados de celulitis, se puede presentar de manera generalizada (afecta a personas con obesidad) o estar localizada (sólo se presenta en una zona) y también encontramos diferentes tipos de celulitis:

  • Celulitis Edematosa: se presenta con mucha retención de líquidos
  • Celulitis Blanda: es frecuente en personas sedentarias
  • Celulitis Dura: se asocia a una alimentación deficiente y una piel poco oxigenada.

Las causas de la celulitis son multifactoriales:

  • Factor hereditario predominante
  • Circulación sanguínea deficiente
  • Mala alimentación
  • Consumo de toxinas, alcohol y tabaco
  • Falta de ejercicio
  • Estrés
  • Cambios y problemas hormonales
  • El uso de ropa ajustada (dificultan el retorno venoso)
  • Alteraciones hepáticas o renales (favorecen la acumulación de toxinas)
  • Las insuficiencias venosas, varices y otros problemas circulatorios
  • El uso de tacos muy altos, malas posturas o mucho tiempo de pie o sentado.

¿Cómo la podemos combatir?

Se debe tener una alimentación adecuada, evitar el consumo de toxinas, sal, frituras y alimentos procesados, tomar mucha agua y hacer ejercicio. Además existen en el mercado una serie de productos que ayudan a combatirla (ya que la celulitis nunca se elimina por completo):

  • Cremas anticelulíticas: deben contener sustancias que estén involucradas en la microcirculación, el tejido graso y el tejido conectivo. Se recomiendan sustancias drenantes en forma de gel frío, el extracto de alcachofa, centella asiática, la l-carnitina y la cafeína. Es muy importante que se apliquen correctamente realizando un masaje ascendente y circular sobre las zonas afectadas, también es recomendable usar estos productos luego de exfoliar la piel para favorecer la penetración de las sustancias activas.
  • Pastillas anticelulitis: contienen fórmulas similares a las de las cremas.
  • Masajes de drenaje linfático: tienen que ser aplicados por profesionales, con constancia, para obtener buenos resultados.
  • Tratamientos con aparatología: Endermología, Ondas de Choque, Ultrasonido, Electroestimulación, Electrolipólisis,Radiofrecuencia, etc
  • Mesoterapia y Ozonoterapia: se administran microinyecciones de medicación en dosis bajas y ozono respectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title