Funciones de la piel melanina, queratina, sebo y sudor

 

funciones de la piel

 

Sin duda, cuando sabes como funciona y opera la piel, es más fácil cuidarla y entender por que suceden las alteraciones como manchas, acné o estrías. Te invito a conocer un poco más de las funciones que tiene la piel, con el objetivo de prevenir y reparar sus alteraciones.  La piel tiene cuatro funciones principales además de la función protectora:

  1. Función melánica
  2. Función queratínica
  3. Función sebácea
  4. Función sudorípara

La Función Melánica:

La piel es considerada como una glándula pigmentaria, porque forma la melanina, que es un pigmento oscuro que nos otorga el color. En la piel existen dos tipos de melanina: Eumelanina de color oscuro y Feomelanina, de color más claro.

El color de la piel normal está en relación con el número, tamaño, tipo y distribución de los melanosomas presentes en los queratinocitos, la melanina se desintegra y dispersa en el proceso de queratinización hacia las capas superiores de la epidermis.

Estos son organelas especializadas que contienen melanina; los fabrican los melanocitos, siendo después transferidos a los queratinocitos. La cantidad de melanosomas presente en los queratinocitos es la que determina el color de la piel y el pelo.

En esta función participan los melanocitos, células que se encuentran en la capa basal de la epidermis entre los queratinocitos, quienes forman la melanina, pigmento que da color a la piel.

La síntesis o producción de melanina se debe a una reacción enzimática. La enzima que oxida y oscurece al melanocito se llama tirosinasa. Los desequilibrios en el funcionamiento melánico producen anomalías como las discromías.

Los individuos de color negro tienen la misma cantidad de melanocitos que los blancos, pero estos son más grandes y activos.

Aceleradores de la melanogénesis son la luz, el calor y los traumatismos leves y reiterados como el solárium. La exposición al sol provoca la síntesis de melanina, por lo que la piel se broncea. La función melánica es la defensa fundamental contra la acción cancerígena de los rayos ultravioletas de la luz solar. Factores que regulan su funcionamiento: hormonales y la luz solar.

La Función Queratínica

Participan los queratinocitos, células epidérmicas ubicadas en el estrato basal, que transforman su protoplasma en queratina.  Para ello la epidermis se comporta como una glándula holocrina, ya que la elaboración de queratina se hace con la desintegración total o parcial de sus propias células, para llegar a construir el revestimiento córneo. Este proceso de queratinización dura 28 días aproximadamente y está basado en la deshidratación celular o perspiración incesante y aumento de azufre. (luego de estos 28 días se convierten en células muertas)

La queratina es una escleroproteína azufrada, fibrosa, resistente, pobre e insoluble en agua y poco hidrófila (sin capacidad de absorber agua). El contenido acuoso de las células basales (nuevas células) es de un 80% aprox. y en las células córneas (células muertas) de una 10%. Esta pérdida de agua se elimina hacia el exterior.

La función queratinica es producir una capa de escamas impenetrable de queratina o revestimiento córneo para proteger al organismo del medio externo (células muertas). Se comporta como una membrana impenetrable para casi todas las sustancias líquidas.

La piel elabora dos tipos de queratina: una blanda que constituye el revestimiento córneo (capa de células muertas protectora de la piel) y la molécula del pelo y otra dura (por su mayor contenido en azufre, oniquina) que forma las uñas y la corteza del pelo.

La Función Sebácea:

Participan las glándulas sebáceas. Son formaciones arracimadas anexas, generalmente, el folículo piloso y vierte su contenido en él y de ahí a la superficie.

Obtienen el sebo del material lípido de la sangre, los que sintetizan y convierte en sebo. Su excreción hacia la superficie es continua, calculada en 0.2 a 0.9 microgramos por minuto por cm2 de piel. Son más desarrolladas y numerosas en la espalda, cuello y en el rostro abudan en la zona T.

Están regidas por un factor hormonal la estimulación androgénica, la que aumenta el tamaño y la actividad de la glándula. Durante la adolescencia se produce en los seres humanos una exacerbación de la función sebácea. Se transforma a una situación patológica cuando se altera definitivamente el equilibrio andrógeno-estrógeno y se produce seborrea y acné. Regulan su funcionamiento factores hormonales, control endocrino y ambiental como la temperatura. La hipófesis antimicrobianas, emulsificante, componente de la barrera protectora.

La función sebácea es lubricar la piel, en especial la superficie cutánea, a la cual aporta la fase oleosa, formando con el sudor una perfecta emulsión.

La Función Sudorípara

Originadas en invaginaciones epidérmicas o vías anexiales. Producen el sudor, que es un hidratante natural de la piel. Su excreción intermitente es de 7 a 8 gotículas por minuto. Esto equivale a un litro cada 24 hrs. Es una solución clara, acuosa compuesta de un 99% de agua (elementos volátiles y ácido cítrico) y un 1% de sólidos (50% de sales orgánicas como urea y ácido cítrico)

La función sudorípara es termorreguladora, participar en formación del PH superficial y en la eliminación de toxinas. Su función está determinada por estímulos ambientales (calor) y físicos (esfuerzos), síquicos, emocionales (personas nerviosas suelen sufrir sudoración en manos y pies).

Se identifican 2 tipos de glándulas sudoríparas: Ecrinas y Apocrinas

Las Glándulas Ecrinas: están a través de toda la piel en las zonas sin pelos. Existen unas 600 glándulas por centímetro cuadrado de piel, con mayor concentración en palmas de las manos, plantas de los pies y región frontal de la cara. Segregan 1 litro al día en condiciones basales y pueden perder hasta 10 litros en condiciones extremas. Su secreción es sin destrucción de la glándula. No está anexada a un folículo piloso y se compone de un glomérulo o cuerpo secretor que es donde se hace el sudor, ubicado en la dermis y un conducto sudoríparo excretor que transporta el sudor y desemboca en el poro, en cuyo borde hay una carga electronegativa que facilita la circulación del sudor.

La Glándulas Apocrina: está en todas las zonas con pelos (cuero cabelludo, axilas, pubis, región mamaria, umbilical) y en forma modificada en los párpados y conducto auditivo. Su secreción es con destrucción parcial de la glándula. Ubicada en la dermis, donde se forma el glomérulo (más grande que la ecrina), que desemboca en un folículo pilosebaseo y de ahí a la superficie por el poro. Aparecen en la pubertad, su crecimiento y actividad está vinculada con la actividad sexual. La secreción es lechosa y olorosa, y se atrofia después de la menopausia. Las glándulas sudoríperas apocrinas producen sustancias muy olorosas que son responsables del olor característico de zonas internas como las axilas y los órganos sexuales. El olor de la piel es producido por los ácidos grasos libres de la secreción sebácea y por la descomposición bacteriana del sudor aprocrino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Menu Title